Idioma
  • Tamaño de letra -a +A
  • Tamaño de letra

    Para aumentar el tamaño de letra haga clic en +A. Para reducir haga clic en -a.
    (Válido para textos. No aplica a las imágenes)

2 de abril - Día Mundial del Autismo

En este día hablaremos sobre arteterapia y autismo. La arteterapia es una técnica terapéutica que utiliza el proceso creativo y la transformación de los materiales artísticos para expresarse y comunicarse, facilitando el acceso a conflictos internos, especialmente inconscientes.

Autismo

¿Cómo funciona la arteterapia?

 

Se trata de la creación visual y tangible de procesos psíquicos para  aproximarse al conflicto, permitiendo su acceso y resolución. El proceso creativo colabora en la salud mental de los pacientes, ya que estos deben encontrar un equilibrio entre lo que desean hacer y lo que el material les permite realizar, encontrándose con la realidad. La relación terapéutica es triangular: paciente, terapeuta y obra. En el caso específico de los pacientes autismo, a menudo viven en un mundo de sensaciones y con arteterapia se acercan a un lenguaje más accesible que el de las palabras.

 

Tratamiento del autismo a través de la arteterapia

 

Sensorialidad e indiferenciación: la comunicación se da por las sensaciones que despiertan los materiales. Las producciones de los pacientes con autismo a menudo expresan caos mental debido a un manejo inadecuado de las sensaciones. En el caso de los niños que no pueden o no desean hacer representaciones, es muy útil estimularlos a hacer movimientos con el cuerpo, ya que eso les aproxima a la creación y a la diferenciación.

 

Aislamiento/rechazo a la relación: los materiales también pueden ser usados por el paciente para aislarse de la relación con el terapeuta. Esto sucede porque se vuelcan en sus sensaciones conocidas y se quedan atrapados en ellas. La aceptación del rechazo, el interés por cosas externas y la verbalización gradual de sus dificultades, genera una apertura hacia el exterior.

 

Rechazo al significado compartido: se trata de aquella relación en donde se “comparte” una actividad, pensamiento o emoción. Cuando las actividades del paciente se van volviendo solitarias, se aleja del mundo externo. El terapeuta debe retomar el significado compartido con materiales que permitan una exploración simbólica más inmediata como el barro y plasticinas.

 

Voracidad: se refiere al uso de la máxima cantidad de material posible, se entiende que el profesional no tiene algo que el paciente necesita.  El terapeuta transmite al paciente que no se pueden satisfacer todas sus necesidades a su gusto pese a que puede resultarle doloroso.

 

Destrucción: En ocasiones las personas con autismo destruyen el material, o incluso la propia obra. Lo adecuado es transformar la agresión en otra actividad más concreta. La destrucción se da cuando el paciente reconoce que está haciendo algo fuera de lo conocido y busca retroceder. Facilitarle la destrucción al paciente es ayudarlo a ver que está avanzando y retroceder no es una opción.

 

Experiencia de fragmentación: En el autismo, la dificultad para poder pensar de forma organizada a menudo está relacionada con la dificultad para poder tener experiencias continuas y conectadas. Se trata de un principio de desorden.  La posibilidad de ordenar materiales, de escoger lo que se necesita, lo importante, permite ordenar el caos interior.

 

Baja tolerancia a la frustración en el autismo

La dificultad para simbolizar y para integrar el pensamiento lleva a estos pacientes a presentar dificultades para tolerar la realidad que choca con sus deseos e intereses. En las sesiones de arteterapia los pacientes tienen que lidiar con la frustración, ya que los materiales tienen una realidad física concreta con las que se han de enfrentar, lo cual posibilita ir encontrando un equilibrio entre lo que “la realidad me permite realizar y lo que yo deseo”. Aceptar que hay una discrepancia entre la realidad y la representación no siempre es fácil.

 

Repeticiones, rutinas y rituales

En el tratamiento de niños con TEA es fácil verse rodeado de rituales y rutinas de difícil manejo. A pesar de que estos rituales deben ser entendidos como una manera de defenderse también hay que tener en cuenta que pueden necesitar de ayuda para poder salir de ellos. El terapeuta debe ofrecer estas posibilidades de cambio desde los materiales, con las diferentes formas de explorarlo y manejarlo.

 

 

Encontrá más artículos interesantes en: comunidadamec.com

 
Hable con nosotros More